Archivo del autor

George Michael les desea Feliz Navidad

En este blog sonos acérrimos fans del fenómeno conocido como videoclips literales: esos grandes clásicos de los 80  cuya letra se reemplaza por una descripción de lo que se ve en las imágenes. He aquí una nueva entrega.

Anuncios

Is this just fantasy?

La próxima vez que se pregunte cómo un programa infantil puede permanecer en antena más de 40 años,  recuerde a los Muppets.

Llegan los Visitantes (otra vez)

v

Este es un mensaje de paz para todos aquellos extraterrestres que captaron la señal de televisión terrícola en los años 80: han vuelto los extraños seres de curioso atuendo que invadieron las salas de estar en aquella década. No, no me refiero a Alphaville.

Queda por ver si V 2009 tiene un argumento y reparto tan memorable como aquella producción que nos hizo descubrir cosas tan insólitas como que Freddy podía llegar a ser majete, lo del mestizaje alienígena no estaba mal teniendo en cuenta resultados como Elizabeth Maxwell, y que el universo es capaz de engendrar algo mil veces peor que tu profesora de mates en la EGB.

Menuda lagarta estoy hechaPorque Diana encarnaba el mal en estado puro. Una tía cuya belleza era directamente proporcional al grado de mala sangre que imprimía en la búsqueda y persecución de Michael Donovan. Si alguna vez existió un concepto como el de “tensión sadomasoquista no resuelta”, estos dos se llevarían la palma. Diana era mala como pegarle a una madre o robar la plata de la abuela. Y encima se comía roedores; si llega a ser peor, no nace.

Quitando a un lado la estética de aquellos años, donde las hombreras futuristas sembraban un panorama tan peligroso como el ataque al planeta Hoth en El Imperio Contraataca, V fue todo un referente como serie de televisión. Todo o casi todo tema de debate sobre insurrección y dictaduras estaba presente. Desde las deserciones a la resistencia, pasando por la violencia desmedida que empleaban algunos insurrectos, sin olvidar al misterioso Líder: una mezcla de autócrata y guía espiritual.

Para la valoración de la nueva serie, me remito al comentario que Anómalo realiza sobre el episodio piloto. Estoy seguro de que lo encontrarán de gran interés e hilaridad. Para muestra, el mejor botón:

En la nueva versión se ha prescindido de la imagenería filofascista para crear unos alienígenas recién salidos de Ikea. Y yo digo: bravo. Porque las esvásticas no son tan evocadoras para las nuevas generaciones como podrían serlo antes. Pero un ejecutivo vestido con traje y corbata en una sala minimalista e impecable, eso sí que acojona. Donde esté un tipo que huele a ERE, que se quiten todos los lásers.

We are of peace. Allways.

Gripe no bienvenida

Mientras esta entrada permanecía en borrador, Manolo Saco parece haber sintonizado con mis reflexiones sobre la gripe A:

Dicen los expertos de la OMS que la gripe A será una pandemia con la llegada del frío. No sé a cuantos de nosotros se llevará a la cama (hum…) o al otro barrio, pero intuyo que va a cambiar muchas de nuestras costumbres. Me cuentan que en Asturias ya están tomándose muy en serio el hecho de no compartir vaso de sidra en grupo, como se hacía hasta ahora, tradición que tengo clasificada entre las costumbres bárbaras de los españoles, como la fiesta de los toros y festejos en que se torturan animales, como las de las cacas de los perros y los esputos verdes en las aceras, como la de tirar todo tipo de cáscaras y desperdicios al suelo de los bares y cines. Lo de compartir las babas con los demás en las sidrerías hizo que, en mis incursiones por tierra tan hermosa, me hiciese abstemio (falso abstemio, pues la sidra natural me parece una joya gastronómica). Y nunca llegué a creerme que el famoso “culín” que se tira al suelo pueda limpiar ni por asomo los restos orgánicos que toda una peña va acumulando en el fondo del vaso, entre risas y brindis.

Las portadas con los besos de Trinidad Jiménez durante su comparecencia lo decían todo. Las medidas higiénicas para evitar un contagio masivo de la Gripe A en nuestro país harán que el españolismo las pase canutas. Porque si algo somos, es besucones; no me lo nieguen.

Si bien no parece que la Gripe A vaya a ser la peste del siglo XXI, existe una epidemia mucho peor en nuestra nación que, combinada con el nuevo virus, puede hacernos la puñeta durante todo el invierno: la falta de civismo.

Porque al paisano que te ofrece una buena ducha mediante estornudo sin mano delante, poco le vas a explicar sobre lavarse las manos siguiendo un exhaustivo patrón en forma de cuadrícula. Les apuesto a que no consiguen localizar a ningún ciudadano que haya sustituido el saludo español por el japonés desde la comparecencia de Trini.

Winter is comming

Tal vez la gripe llegue a suponer un verdadero trastorno para la sociedad una vez llegue el frío. De ser así, me pregunto que impacto tendrá en nuestros modales y costumbres la llegada de este superbicho. Por supuesto, muchos consideran mucho peor que el virus una posible (y probable) histeria colectiva. Sin embargo, las advertencias sanitarias están ahí,  no creo que sea prudente desoirlas. Un servidor tiene grupos de riesgo en casa; así que bromas las justas, que ya me compré la escafandra por eBay.

Si quieren ir todavía más lejos, he aquí a Michael Arrington en toda su gloria: Hand shaking is so medieval. Let’s end it.

Sorpresa en el camino

Vas conduciendo apaciblemente por algún lugar de África, y te topas con algo para lo que varios años de vida adulta no te habían preparado.

19368

En Menéame dicen que puede ser una foto trucada.

¡Hakuna Matata!

No sin preguntas

camps“Decíamos ayer” que la actitud de algunos jefes de prensa atravesaba los límites del sentido común, especialmente determinados casos de matonismo por parte de nuestros servidores públicos. Sin embargo, no es esa la única plaga que golpea con puño de hierro a los informadores; existe una práctica igualmente nociva que políticos y servidores públicos intentan poner de moda a toda costa: las comparecencias sin preguntas.

Y es que los periodistas nunca están mejor considerados por nuestros políticos que cuando ejercen de efectivos amanuenses. En una democracia tan digna como la nuestra, las intervenciones impertinentes sobran. ¿Existe acaso mayor muestra de inocencia política que grabar una comparecencia en DVD para reproducirla en una televisión pública? Daría risa si no fuera cosa tan seria. Una vez más, el poder demuestra que imaginación no le falta.

Es la transparencia

Recetas contra este abuso hay unas cuantas. Hace unos días, Juan Varela redactaba un listado en Periodistas 21, que debería ser tomado en consideración por todos los medios.

  1. No informar de ningún acto ni publicar manifestaciones realizadas sin posibilidad de preguntas y acceso abierto de los periodistas a la información.
  2. Publicar siempre las condiciones en las que se realizan los actos oficiales, con qué presupuesto y quién paga y organiza, quiénes son los asistentes y con qué finalidad se celebran.
  3. Exigir la entrega de todos los documentos, estudios o pruebas a las que se aluda y ponerlas a disposición del público.
  4. Hacer constar siempre la disponibilidad de los comparecientes para aceptar preguntas. Especificar si alguna relevante no ha sido respondida.
  5. Reducir drásticamente los entrecomillados y declaraciones de los políticos, especialmente en los titulares y entradillas.
  6. Informar más de qué se hace y menos de qué se dice. Sostener el seguimiento y la evolución de las promesas, proyectos y otros futuribles de los cargos públicos.

La mala noticia es que dichas medidas sólo funcionarán si todos los medios de comuniación deciden poner coto a este abuso de una vez por todas. Aplicadas de forma unilateral, sería exremadamente fácil para el poder vetar a un medio para beneficiar a otro que sí esté dispuesto a pasar por el aro.

Movimientos en la red

Existe un grupo en Facebook llamado Que los medios no cubran más ruedas de prensa sin preguntas, al que ya se han apuntado miles de usuarios. Dicho grupo tiene además un blog, titulado No sin preguntas, que incluye ejemplos de políticos que utilizan esta vergonzosa práctica. A continuación, reproduzco el comunicado del movimiento:

A TODOS LOS DIRECTORES DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN INFORMATIVOS DE ESPAÑA

Los políticos, desde el presidente del Gobierno al alcalde del pueblo, ya no contestan a las preguntas de los periodistas. Llegan a sus ruedas de prensa, recitan un comunicado y se marchan. Es un fenómeno cada vez más común, que amenaza el derecho básico a recibir una información veraz, completa y relevante. Por eso los ciudadanos y profesionales de la comunicación aquí firmantes, declaramos:

1-Que la prensa libre es imprescindible para la democracia, y que las ruedas de prensa sin preguntas son una estafa al público y un modo de censura.

2-Que los líderes políticos tienen la obligación de someterse a las preguntas de los periodistas para que los ciudadanos puedan hacerse un juicio preciso de ellos. Que deben hacerlo en persona y en directo, para dar testimonio de su propia valía y no la de sus asesores.

3- Que las ruedas de prensa sin preguntas y las declaraciones grabadas convierten la información en propaganda y no sirven al bien general. Que el periodista tiene el deber de denunciar las incoherencias o falsedades en los mensajes públicos, y debe tener también la capacidad de confrontar a sus autores con estos datos y exigir explicaciones.

4- Que los gabinetes de comunicación no pueden convertirse en cortafuegos que aíslen a los líderes políticos de la realidad, sino que deberían ser instrumentos para que el público tuviera la oportunidad de conocer sus opiniones.

Por todo ello, demandamos a los directores de medios de comunicación de España que no hagan cobertura informativa de ningún acto o declaración política que no esté seguida de un turno de preguntas. Un mensaje que no puede ser cuestionado y comprobado, no merece figurar en la categoría de información.

Para este tipo de cosas, internet es un arma poderosa. Dejemos en evidencia a quienes no toleran la transparencia.

Caza al periodista

El vídeo ha dado la vuelta al país. En el impresionante documento, podemos ver las amenazas que le procura Manuel Fran, jefe de prensa del ministro de Trabajo, al pobre periodista de TVE. Ante una pregunta extra formulada a Celestino Corbacho, advierte Fran sus intenciones de evitar que el profesional vuelva a pisar el ministerio.

No se crean que esto es una rara avis en la profesión periodística. Los informadores están más que acostumbrados a este tipo de embestidas (o peores). Sin embargo, supone toda una falta de respeto y vergüenza que un jefe de comunicación cuyo sueldo sale de nuestros impuestos se permita el lujo de amenazar a un periodista que únicamente está haciendo su trabajo.

Afortunadamente, TVE jugó con lealtad y mucha inteligencia. Existen dos razones por las que emitir este vídeo es apostar por caballo ganador:

  • Credibilidad. La cadena emite un claro mensaje a los espectadores: no toleraremos amenazas por parte del poder.
  • Ética. No hay mejor medio que aquel que defiende a sus periodistas. Mal destino le aguarda a quien no siga esa senda. Por otra parte, estarán más protegidos contra una vendetta.

Desde el Twitter de La Moncloa no han permanecido ajenos al tema. Pocas horas después de la publicación del vídeo, emitieron este mensaje:

moncloa

Si preguntan por mi opinión, prefiero mil veces la contestación que les dedicaba el blogger y periodista Antonio Martínez Ron (Aberrón para sus lectores):

aberro

Si dirige usted algún gabinete de prensa, tenga en cuenta que los periodistas son su razón de ser y no los enemigos. Amenazar a un trabajador solo traerá consigo el descrédito para la empresa o gobierno al que sirve.  En resumen, todo un fallo en sus funciones.